Seleccionar página

LAMELA

Este local es el resultado de un complicado proyecto de ampliación, no sólo de la superficie, también del volumen, creando espacios que interactuan en diferentes alturas y que componen un todo comunicado visualmente.

En la planta calle se encuentra la zona de atención al público, con un diseño sencillo y cargado de detalles. Al quitar el falso techo conseguimos ganar muchísima altura, lo que nos permitió dar rienda suelta a nuestra creatividad y diseñando una lámpara suspendida de madera para esta zona. También abrimos el antiguo despacho que se encontraba en la entreplanta, comunicándolo visualmente con todo el local. Al fondo de esta planta situamos una zona más íntima para la atención farmacéutica personalizada, para esta zona diseñamos una lámpara suspendida en metal lacado, siguiendo el diseño de las estructuras decorativas de los expositores.

En la zona de la rebotica colocamos una cajonera para el medicamento, lo cual era fundamental y debido a las diferentes alturas de los forjados supuso el principal problema a resolver.

En la planta sótano se reubicó el aseo, con un diseño acorde con el resto de la farmacia. Para aportar calidez a esta planta destinada a almacén, escogimos un suelo cerámico con acabado madera.

En este proyecto hemos sabido reinterpretar los aspectos más desfavorables de la arquitectura existente y trabajar con ellos para crear un espacio dinámico, positivo y luminoso.